ANTONIO GUERRA: Cielo abierto. Centro Niemeyer. Del 1 al 30 de octubre

El proyecto Cielo Abierto de Antonio Guerra (Zamora, 1983) forma parte del circuito expositivo configurado por los artistas becados en la Generación AlNorte 2020, dentro del programa de la XIX Semana de Arte Contemporáneo de Asturias. Este trabajo, que muestra el Centro Niemeyer durante el mes de octubre, analiza el impacto de la industria minera sobre el paisaje, reflexionando acerca de la relación entre naturaleza y tecnología para vincular el impacto industrial con los procesos digitales y la materialización de la imagen. El artista ha documentado la mina cerrada de Corta Pastora utilizando como recurso de partida una tarjeta de memoria dañada que produce error en la creación de la imagen y crea bandas blancas (glitch=falla) en el procesamiento, con el fin de simbolizar la imposibilidad de definir la radical alteración del entorno y la metáfora de un pasado detenido. Esta propuesta interdisciplinar reinterpreta el sentido iconográfico de la actividad minera y cuestiona, además, los límites de la fotografía y su capacidad de representación para buscar nuevas fórmulas visuales.

FLORENCIA DE TITTA: Junthhall-Pakeri. Museo Barjola. Del 2 al 30 de octubre

Florencia de Titta (Buenos Aires, 1985), que expone en el Museo Barjola, considera crucial la relación entre los materiales cotidianos y las artes visuales, empleando en el título de su proyecto un término de la raza aimara, que significa el retazo con que las abuelas indias cubren su cabeza, como el pretexto de partida para la reivindicación del espacio doméstico y el arte femenino. La joven argentina configura en sintonía con formas compositivas ancestrales, como la espiral o la construcción escalonada. La idea de habitar también es parte esencial del proyecto, mediante la integración en el espacio expositivo de esa palabra traducida a las 7 lenguas más habladas del mundo (árabe, bengalí, español, indostánico, inglés, mandarín y ruso), con el fin de evidenciar su significación y abogar por la eliminación de las fronteras. Para ello se nutre de técnicas analógicas y digitales, empleando el ensamblado de varios tejidos, la fotografía y el bordado, al tiempo que deja un hueco para la poesía a viva voz, que será otra clave en su exposición.

DIANA VELÁSQUEZ: La espera. Laboral Ciudad de la Cultura (Patio Corintio). 2-30 octubre

El complejo espacio que generan las columnas del Patio Corintio, en la entrada principal a Laboral Ciudad de la Cultura, será intervenido mediante una obra interactiva de Diana Velásquez, que propone una reflexión sobre el paso del tiempo y la espera a partir de la crisis mundial del Covid-19. Valiéndose de varios dibujos protagonizados por siluetas de personas mayores, que han sido los principales damnificados por la enfermedad, la artista colombiana estampará sus imágenes sobre telas de gran formato que ocuparán diez columnas, empleando anaglifos y texturas variables que animarán a los espectadores a dialogar pausadamente con las piezas. Se trata de una suerte de “cola”, una reflexión sobre “la espera”, donde diez personajes diferentes recibirán al público, analizando los fenómenos culturales a partir de una crítica socio-política.